Petricor

Sufro memoria selectiva.

Cae una gota en el lavamanos. Sospecho que fue la misma gota, otra vez. Su existencia es fragmentada, como los cuadros negros de un crucigrama o los destellos blancos del fosfeno.

No en balde huye mi mirada al vacío, cuando observo a la distancia los techos descuidados y me sumerjo en el bullicio de los coches.

Escribo, en mi cabeza, por borrarme; escribo sin publicarme, y sin recordar luego qué dije. Preparo el café, reviso el e-mail, espero que tumbe la lavadora.

A menudo, me interrumpe un ¿todo bien? y un , pre-programado, va al rescate, pero olvido qué escribí, en mi cabeza, por borrarme, mientras consumo de la taza el mismo sorbo, otra vez. ¿Ya ven?

Siempre es demasiado tarde.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.