In extrema

Una noche, escondí en su solapa un par de lágrimas alegres.

Las dejé allí, en secreto, para que le acompañaran a donde fuese, sin mí o por mí, con sí o con ella, por ella o por sí. Confieso que escaparon de mis pupilas descarriladas por el impacto: hice parapente en su abrazo, a más de cien te extraño por segundo; incluso, más de una vez, desafiando la gravedad del asunto y las leyes del contacto… Sobrevivirle es un deporte extremo.

Es tan turbulento el azar con sus corrientes térmicas y sus accidentes orográficos, que juro no haber advertido la humedad en mis mejillas, hasta pasado el pasado y alejado de mí, por sí y por ella, en abierta aberración a todo lo bello: al nervio, al choque, al golpe, al contacto, al instinto y la supervivencia, a la sumisión, la ternura, la curiosidad y el deseo; a su afición por mi adicción, mi adicción a su cobardía: muda, como mis lágrimas en su solapa, escondida, perpetuando en su química mi adrenalina…

Plañir es una compulsión desproporcionada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.