Dafne

Buscando una razón para quedarme, encontré plusvalor en irme.

Sentada con mi gata hecha un ovillo sobre la falda, disfruto los breves lapsos de silencio; mientras, a la distancia, despuntan los últimos rayos del día. No hay paz, pero sí la armonía de una prosa malsonante y el sentimiento de no sentir ya más amor que el propio.

Incluso aquí, me asaltan dudas demandando respuestas a preguntas poco favorables: será que al divisar mi rostro en la multitud, ¿lo distinguiría?; que al escuchar en público mi voz, ¿voltearía a verme?; o que al tropezar despistados, ¿me detendría aprovechando el nexo? ¿Peco de pesimista cuando les entrego un no y me desplomo? Tiendo a conformarme con muy poco.

De cierto modo, a Dafne le crecieron raíces huyendo, a Dédalo la vergüenza cuando Ícaro cayó del cielo y Ariadna despertó, abandonada en Naxos, sin más cobija que un desplante. Sobrevivieron. Cruzaron líneas marcadas en la arena escapando prematuramente, abandonando prematuramente, y siendo abandonados, prematuramente.

Yo, esté o no esté, cruzo líneas y soy dos: esta voz muda a destiempos, y mi ausencia prematura. No hay prisa. El té sobre la mesa, lo confirma y la puesta de sol, coincide. Tengo un telescopio pendiente de ajuste y uso, un plato en remojo y varios libros sin desenpolvar. No hay prisa, y es un lujo… Tampoco paz, es cierto, pero sí la armonía de una prosa malsonante y la esperanza de echar raíces, huyendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.