De todas formas

Lo que queda

– tan poco ya –

sería suficiente

si durase.

Ángel González

Anoche, un ex-compañero de colegio me pidió sugerencias de lectura para distraerse de su grado en biología marina. Se inclina al nihilismo activo, pero no lo sabe. Yo, al pasivo por pecar de tonta.

En fin, que le diagnostiqué males asociados, y le envié mis sugerencias: Desgarradura de Emile Cioran, Humano, demasiado humano de Nietzsche, y La náusea de Sartre.

Mientras, esta boticaria lleva días automedicándose con Ángel González y su Nada grave. Pesimismo vitalista le llaman, pero son versos que se tragan de una, como tequila sin limón.

Soy Una Sombra y Leo poemas. Hay que ser muy valiente, Vista cansada y Ambigüedad de la Catástrofe… Llorar no hace daño, emborracharse en versos tampoco. Es solo que sospecho… Sospecho que mi botica es una armería.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.